Historia

    Mons. Francisco Suárez Peredo.

    Mons. José María Mora y Gómez.

    Mons. José Ignacio Suárez Peredo y Bazares.

    Mons. Joaquin Arcadio Pagaza y Ordoñez.

                                   San Rafael Guizar y Valencia.

    Mons. Manuel Pio López Estrada.

    Mons. Emilio Abascal y Salmeron.

    Mons. Sergio Obeso Rivera.

    Emérito.

    Mons. Hipólito Reyes Larios.

    Arzobispo de Xalapa.

    Mons. Jose Rafael Palma Capetillo.

    Obispo Auxiliar.


    Apuntes Históricos


    LA CATEDRAL DE XALAPA

     

    Los orígenes de la fe cristiana en Xalapa, se remontan a los años 1531 – 1534, con la construcción de un Convento Franciscano de la Natividad de Nuestra Señora, el cual  posteriormente paso a ser el segundo más importante de la Nueva España y en el cual en el año de 1824 se dio el primer congreso constituyente que dio origen al Estado de Veracruz.

    Para el año de 1556, a causa de un gran terremoto, se derrumba la incipiente construcción del primer convento.

    En 1580, Constantino Bravo Lagunas, Alcalde Mayor de Xalapa, escribe lo siguiente en relación al templo; “Es de cal y canto sus paredes, de cantería, cumbres y portadas, es de una sola nave, hay dos casas que tiene el pueblo, las cuales son de la comunidad, donde está la justicia española y el templo; ambas son de cal y canto y cubiertas en el techo de paja”.

    El Convento estaba en medio del pueblo y le asistían cuatro religiosos, tenía una extensión de 300 varas de norte a sur y 200 de oriente a occidente. En esta superficie quedaba comprendida la Iglesia,, el claustro, el cementerio y una huerta sembrada de duraznos, higos, hortalizas y berros de castilla, los cuales eran regados por un manantial llamado de San Cristóbal, el cual se encontraba en el predio.

    El edificio del convento parecía una fortaleza, sus muros eran de un espesor descomunal, reforzados con sólidos contrafuertes y rematados en pequeñas almenas. La obra tenía carácter militar, porque los frailes temían  un ataque de los naturales.

    Para el año 1906, existía anexa al Convento, una pequeña capilla de muy mal gusto, la cual los frailes confiaron a la Cofradía de las Ánimas del Purgatorio de los vecinos de Xalapa.
    Las tareas ordinarias del Convento, eran las de impartir los sacramentos, proporcionar asilo a los enfermos e impulsar la evangelización en las provincias de los alrededores de Xalapa. Entre los primeros frailes de quienes tenemos noticia en dicho lugar, se encontraban: Fray Alonso de Santiago y Fray Buenaventura de Fuenlabrada.
    El templo del Convento de San Francisco, tenía su frente mirando al poniente, hacia lo que actualmente es la calle de Ursulo Galván, y la parte posterior o altar mayor, la tenía hacia el oriente, aproximadamente hacia la mitad del actual Parque Juárez, de manera que entre el templo y la acera de enfrente, se formaba un tianguis de los naturales, o mercado al aire libre, llegando hasta las casas consistoriales. Otra plazoleta se formó frente al Hospital de la Inmaculada Concepción, donde actualmente se encuentra la Plaza Lerdo, en el tiempo en que la actual Avenida Enriquez, se llamaba la Calle Real, una reminiscencia del periodo colonial.
    Las aguas del Manantial de San Cristóbal que regaban el huerto del Convento, desembocaban a la actual calle de Barragán y correspondían al manantial que los naturales llamaban Tecuanapan.
    Ya en la época contemporánea, el Convento sirvió para alojar a las tropas  en la Guerra de Independencia, así como para sesiones de congresos y Tribunales.
    Ya durante la influencia del ilustre xalapeño D. Antonio María de Rivera (año 1843), éste logró que se le concediera un ala del CONVENTO (aun en mano de los franciscanos), para fundar el que fuera después el Colegio Preparatorio de Xalapa.
    Para el año 1886, el CONVENTO y su templo adyacente, estaban muy deteriorados y bajo el gobierno del GeneralJuan de la Luz Enríquez, se mandó derruir la construcción, quedando en su lugar, la explanada del actual Parque Juárez.

    EL HOSPITAL DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN:

    En el año de 1592, se funda en el pueblo de Xalapa un HOSPITAL DE CARIDAD, PUESTO BAJO LA PROTECCIÓN DE LA Inmaculada Concepción, estaba atendido por los religiosos de San Hipólito, se trataba de una fundación que había sido auspiciada por un soldado español quien poseía una fortuna considerable.
    El Hospital estuvo frente a la Plaza Mayor del pueblo, en lo que actualmente es el Palacio de Gobierno y antiguamente ocupó la Legislatura del Estado. Mas tarde el Hospital, fue atendido por los hermanos de San Juan de Dios, una comunidad de religiosos que hasta hoy tienen como apostolado el cuidado de los enfermos y que nacen en la ciudad de Granada, España del amor de su fundador por los mas pobres y como es de esperar  los religiosos tenían allí una pequeña iglesia
    El Hospital desapareció en el 1886, para dar lugar al edificio actual del Palacio de Gobierno.

    LA PARROQUIA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DEL PUEBLO DE XALAPA:

    Fue erigida el 20 de enero de 1641, por mandato del Obispo Juan de Palafox y Mendoza, esta comenzó a funcionar como tal en la pequeña iglesia del Hospital de Xalapa de los Juaninos, pues para ese tiempo no contaba con un edificio propio..
    Entre los primero curas se encontraban los Señores
    El primer cura beneficiado fue D. Tomas Vitus de Romay y el segundo D. Pedro de Irala. Ya para el año 1650, la parroquia se construía lentamente, era un edificio sobrio, de una sola nave, de altos y gruesos paredones, cubiertos con madera y techo de paja. Esta construcción fue sufriendo modificaciones por parte de los vecinos animados por los sacerdotes encargados entonces de la nueva parroquia.
    En el año de 1658, el Lic. D. Lucas de Oviedo, prebendado de la Catedral de Puebla, visitó Xalapa el día 20 de marzo de 1658 y el Notario de la Visita, D. Juan de Echávarri quién escribió: "Procediendo en la visita que actualmente se está haciendo en la Iglesia parroquial de dicho pueblo, comparecieron los licenciados Tomás de Romay y Pedro de Irala, curas beneficiados de este dicho pueblo y su partido, y presentaron este libro, donde dijeron tener asentadas las partidas de los que se bautizan y entierran en dicha iglesia... (Libros de bautismos, matrimonio y entierros 1659 - 1675).
    Para este tiempo se da por hecho que, la parroquia tenía un sitio propio y en los escritos del tiempo aparece "como buena y ajustada". para la misma época, en los testamentos de los moribundos, se ordenaba que sus cuerpos fueran sepultados en la iglesia de la parroquia. Doña Mariana Gasca, dama acaudalada en Xalapa, mandó que se dieran  en limosna 50 pesos en oro común para la ayuda de la ornamentación de la iglesia parroquial y otros 50 pesos en oro, para el hospital de este pueblo que ayudaba a los enfermos. Lamentablemente el día 13 de septiembre de 1675, un incendio acabo con toda la construcción y la ornamentación que con tanto esfuerzo se había logrado.
    A principios del año 1678 se iniciaron los trabajos de albañilería para la reedificación de la Parroquia, y los curas beneficiados entre ellos D, Juan de Bañuelos (1677-1680), tuvieron que usar nuevamente la iglesia del Hospital, para poder administrar los sacramentos al pueblo.
    Durante algunos años, los clérigos y el pueblo trabajaron en la reedificación, hasta que el día 22 de febrero de 1684, el Obispo Manuel Fernández de Santa Cruz, vino a Xalapa para celebrar la conclusión de la obra material y para consagrar el edificio para el culto religioso. Fue tan importante ese acontecimiento para los habitantes de este lugar, que las fiestas duraron ocho días y quedo asentado en los archivos actuales de la Catedral de la siguiente manera "A honra y gloria de Dios Nuestro Señor y de la siempre Virgen María Nuestra Señora de Guadalupe, concebida en gracia desde el primer instante de su animación gloriosa, para ser Madre de Dios, se ACABO DE REEDIFICAR EN SU OBRA MATERIAL ESTA IGLESIA PARROQUIAL DEL PUEBLO DE XALAPA t la dedicó (a la Inmaculada), el Ilustrísimo y Reverendísimo Señor D. Manuel Fernández de Santa Cruz, obispo de este obispado de la Puebla de los Angeles".
    En el año de 1686. el Lic. D. Juan Bañuelos, mandó a hacer una escultura de  San Miguel Arcángel, un altar colateral de cedro para el "Ecce Homo", compró las alhajas para la Virgen Inmaculada  de la Concepción, mandó a hacer un púlpito y puso una piedra de ara grande.
    En el año de 1688, el Bachiller Pérez de Medina, enladrilló el presbiterio y las gradas del altar mayor.
    En 1690, se concluyó el bautisterio, el colateral del altar mayor y el cementerio.
    en 1691. el Lic. Diego de Astudillo, gastó 100 pesos oro en la capilla de Jesús Nazareno.
    En 1693, se doró el Altar Mayor, el altar del Ecce Homo, el de Jesús Nazareno, el colateral de la Santa Vera Cruz y el altar de la Virgen de la Concepción.
    Para 1695, el cura D. Miguel Pérez de Medina, escribió: " Con mi fomento, teché ayudado de los indios, un pedazo, que se estaba cayendo, de la parroquia, y tengo prevenidas maderas debajo del techado, para ir techando toda la iglesia". Estos datos nos hacen pensar que para entonces, el templo no tenía techo de bóveda y no existían las imágenes que ahora se tienen.
    En 1712, Don Miguel Pérez de Medina, también escribe: "Como estaba oscuro el altar mayor, le abrí ventanas poniéndole encerados de bastante claridad... No tenía lienzo el altar mayor y con varillas, lienzo y hechuras que hicieron por mi fomento los naturales y Juan de Tormes, que costó 20 pesos, se decoró el recinto".
    "Se anexó una capilla de Nuestra Señora del Rosario, de donde sale la procesión del Rosario todas las noches, a la que asisten muchos niños. Esta se hizo a devoción y limosna de los fieles por ser afectos al culto divino y desde que vine, con las prédicas y la ayuda de todos, esta iglesia tiene más decencia, siendo que sus caudales son cortos".
    En el mismo año de 1712, prácticamente se inicia la construcción actual del templo de la catedral como existe actualmente. Tengamos en cuenta que sus inicios fueron humildes, pero poco a poco, la feligresía y los sacerdotes encargados de este curato, fueron ornamentándola y haciéndola más grande. Por ejemplo, D. Alonso de Gatica, quien cada ocho días llenaba de plata una bandeja, en la cual recogía las limosnas que los comerciantes le daban para la obra, dedicó mucho de su tiempo a esta labor de manera incansable.
    El mismo describe que la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción de Xalapa se fue construyendo así: "La iglesia parroquial tiene proyectadas tres naves, con una longitud de 66 varas por 36 varas de latitud y 33 de elevación. Adornada con ventanas, cubiertas con cristales para que tenga luz abundante, contará con tres panteones: uno para presbíteros, otro para comerciantes europeos y el tercero para la población originaria de la provincia vascongada"
    En el año de 1842, el día 1º de enero, se bendijo el altar mayor, el cual fue ornamentado por deseos del Señor Cura Campomanes, a esta ceremonia asistieron; los miembros del Ayuntamiento y todos sus empleados, en la fiesta toco una orquesta magnífica, el padrino fue el Señor D. José J. Gutiérrez. Su arquitectura es de estilo y gusto franciscano del que dominó en México hasta el siglo XVIII, por lo que tiene arcos sobre las puertas y en ellos campanas... (aún queda así en la fachada que da a la Plaza Lerdo).
    La torre de estilo austero, contenía varias campanas (todas existen en la actualidad) y su altura es de 60 varas, con un reloj traído de Londres alrededor del año 1778, el cual por mucho tiempo, fue el mejor de la Nueva España y actualmente se encuentra en funcionamiento.
    Se ornamentó muy bien la pequeña capilla del Rosario y se construyó la sacristía y el bautisterio con forma elegante. Prácticamente la construcción del templo se concluyó en el año de 1776 y de lo que encontramos un testimonio con las siguientes palabras "Gobernando el Excmo. Sr. D. B. F. Antonio María Bucarelli y Ursúa, Virrey de  esta Nueva España se comenzó y acabó este edificio de Santa María de la Inmaculada Concepción de Xalapa... su Cura D. Alonso de Gatica lo edificó con rentas y limosnas del comercio de españoles y de todos los feligreses".
    Una nota de la época agrega: "El costo de la construcción con sus adornos, fue de 42,068 pesos y 6 reales... es de malísimo gusto y su fachada exterior en muy desagradable y defectuosa"

    LA PARROQUIA CONVERTIDA EN CATEDRAL.

    En la entrada principal del templo catedralicio, en medio de las dos puertas que pasan del vestíbulo a la nave central, puede verse una pequeña placa marmórea que dice: "El 27 de noviembre de 1864, el obispo diocesano, consagró este templo como Catedral". Fue precisamente en el año de 1864, cuando con la creación de la Diócesis de Veracruz, este templo de la Inmaculada Concepción de Xalapa, empezó a ser catedralicio.
    Su primer Obispo fue D. Francisco Suárez Peredo, el segundo obispo D. José María Mora y Daza, el tercero D Ignacio Suárez Peredo, el cuarto D. Joaquín Arcadio Pagaza, El quinto Obispo de Veracruz fue San Rafael Guizar Valencia, el sexto D. Manuel Pío López Estrada y con él se da un cambio por lo que será el primer Arzobispo de Veracruz y el primer Arzobispo de Xalapa, el segundo Arzobispo de Xalapa fue D. Emilio Abascal Salmerón, el tercero y ahora emérito D Sergio Obeso Rivera y el cuarto es D. Hipólito Reyes Larios y su Obispo auxiliar  D. Jesús Palma.
    Debe anotarse que en el periodo del cuarto obispo de Veracruz, D. Joaquín Arcadio Pagaza, el templo sufre una transformación y es ornamentado de manera distinta,  El prelado quiere transformar su arquitectura, tratando de  proponer un estilo neo - gótico, cosa que no terminó, porque lo sorprendió la Revolución Mexicana. No obstante cabe recordar que fue él quien inició la construcción de la segunda torre, la cual quedo inconclusa y ademas trajo a Xalapa el órgano tubular de la catedral el cual recientemente fue restaurado y ahora es posible escucharlo como en un principio en su explendor.
    Solo resta decir, que la historia actual de la Catedral, es conocida por todos y puede consultarse en publicaciones recientes que nos ofrecen una visión positiva y la importancia histórica de este edificio religioso que ha sido testigo de la transformación de esta ciudad desde ese pequeño pueblo de Xalapa, hasta la Atenas Veracruzana, desde los primeros pasos de la evangelización de estas tierras, hasta los frutos de la misma  representados en San Rafael Guizar, en el Beato Darío Acosta y mas recientemente en el Siervo de Dios, el P. Martin del Campo. Damos Gracias a Dios por todo el bien que nos ha hecho, y pedimos ilumine el caminar de nuestra Iglesia que peregrina en Xalapa.

    Pbro. Rafael Gonzalez Hernández.